lunes, 28 de mayo de 2012

La balanza comercial española se va equilibrando

El gran problema de la economía española no es ni la prima de riesgo, ni el déficit de las administraciones públicas, ni los problemas de Bankia y sus acólitos, sino el desequilibrio sistemático de su balance comercial. Una economía que compra más de lo que vende no es sostenible, y de estos males vienen todos los demás.



La buena noticia es que, con la crisis, la balanza comercial española se está equilibrando, y que no lo hace sólo importando menos debido a la crisis, sino exportando más. El petróleo se mantiene a un precio elevado, pero estable, la productividad ha aumentado en España ya que el número de activos ha bajado mucho más que el PIB y, además, los salarios unitarios han disminuido, y el euro baja. Todo ello hace que España exporte más.

El problema sigue siendo el balance de productos energéticos, que es ampliamente deficitario. La balanza comercial no energética tiene un gran superávit. Es decir, que hay que hacer un esfuerzo para ir reduciendo nuestra dependencia energética.


Si se consigue equilibrar la balanza comercial, la economía habrá entrado en vías de solución. La sociedad civil empuja y va por el buen camino. Sólo queda esperar que las administraciones públicas no remen en sentido contrario, lo que, entre nosotros, no sería nada de extrañar, ya que al funcionario y al financiero la economía real le importa más bien poco. Y en el gobierno hay mayoría de funcionarios y financieros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario