jueves, 18 de abril de 2013

La prima de riesgo


La prima de riesgo es el sobreprecio que paga un país, en este caso España, para financiarse en los mercados, comparado con Alemania, a la que se utiliza como referencia porque se le considera el país más seguro; o, dicho de otra manera, es la rentabilidad que exigen los inversores para comprar deuda española frente a la alemana. Se le llama prima de riesgo, riesgo país o diferencial de deuda. En definitiva, mide la confianza de los inversores en la solidez de una economía.

Se calcula estableciendo la diferencia entre la rentabilidad del bono español a 10 años, o el de cualquier otro país, y el alemán, considerado el más seguro de Europa. Por ejemplo, si el interés del bono español a 10 años es del 5,24 % y la del bono alemán del 2,60 %. La diferencia es de 2,24 puntos porcentuales o, lo que es lo mismo, de 224 puntos básicos.

La prima de riesgo se fija en el mercado secundario de deuda, es decir, donde se negocian los títulos una vez emitidos por el Estado. El Estado se financia en el mercado primario, que es donde el Tesoro público realiza sus emisiones de deuda para captar capital.

Sin embargo, las tensiones en el mercado secundario afectan a las emisiones del Tesoro en el mercado primario, porque la prima de riesgo funciona como una medida de la confianza de los mercados en la solvencia de España. A menos confianza, mayor prima de riesgo.

Una prima de riesgo elevada encarece la financiación del Estado, es decir, el Estado tiene que pagar más dinero para financiarse, para colocar su deuda. Según algunos cálculos, por cada 100 puntos básicos que sube la prima de riesgo, supone un coste extra para España de 12.400 millones de euros anuales lo que equivale a un 1,2% del PIB español. Además, este aumento de 100 puntos básicos se calcula que impide la creación de 160.000 empleos en nuestro país. El aumento de la prima de riesgo no sólo encarece la financiación del Estado, también la de las empresas y los bancos, que tienen que pagar más interés para colocar su deuda, ya que se les asocia con la solvencia del país al que pertenecen, sin que se tenga muchas veces en cuenta su situación objetiva. También afecta a los consumidores que tienen que acudir a las entidades financieras a pedir crédito y también tendrán que pagar más por él.


A día de hoy, la prima de riesgo española está en 344 puntos básicos. Esto ha generado un cierto optimismo, ya que habíamos llegado a sobrepasar los 600. Sin embargo, no hay que echar las campanas al vuelo, ya que, históricamente, aún cuando ya estábamos en plena crisis, la prima de riesgo no sobrepasaba los 200 puntos básicos. Fue a partir de mediados de 2011 cuando empezó a subir de manera incontrolada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario