martes, 15 de octubre de 2013

¿El fin de la crisis en España?

Parece que la economía española ha dejado de caer. Por lo menos es lo que dicen, con gran júbilo, los del gobierno. Pero la gran pregunta es si la economía española quedará estancada (más o menos estancada) o volverá a crecer. Por decirlo en términos más tecnocráticos, si el PIB dibujará una L o una V. Esto no lo sabe nadie, pero podemos intentar analizar las razones para ser optimista (que el PIB dibuje una V) o para ser pesimista (que el PIB dibuje una L). No hay que olvidar que en 2010 parecía que España volvía a la normalidad, exactamente como en estos momentos, y que la recaída fue brutal.

Razones para el optimismo:

Hay una demanda interna pendiente, ya que durante años las empresas no han renovado sus medios de producción ni los particulares han renovado sus electrodomésticos, vehículos, etc.

Parece ser que Europa va a poner orden en el sector bancario, lo que puede influir en que haya crédito disponible para las empresas.

El sector exportador español ha crecido en los últimos años, lo que ha hecho que la balanza de pagos haya sido positiva por primera vez en muchos años.

Razones para el pesimismo:

Por ahora no hay crédito: si Europa, como tantas veces, se estanca en discusiones, puede que siga sin haberlo. Y sin crédito no hay crecimiento.

La morosidad sigue creciendo, lo que pone en duda la solvencia de alguna entidad bancaria.

Los recortes ahuyentan la actividad económica y, por otra parte, no impiden que la deuda pública aumente.

Si los EEUU reducen su política de inyectar dinero a la economía, los intereses de todo el mundo aumentarán, y será cada vez más complicado, tanto para el estado como para las empresas, entidades financieras y hogares, pagar los intereses e ir devolviendo lo que deben.

Parece que los países en vías de desarrollo están creciendo menos de lo previsto. Si ello se confirma, el comportamiento de las exportaciones españolas se resentirá. Por otra parte, la formación de los españoles es muy deficiente, por lo que difícilmente España podrá  exportar productos con mucho valor añadido.


Ver España, ¿el fin de la crisis?, de Sala i Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario