sábado, 11 de enero de 2014

La deuda china amenaza con una nueva crisis financiera

Este es un tema del que no se habla pero que, si los datos son ciertos, puede señalar el futuro económico mundial en los próximos años. Los crecientes niveles de deuda de China amenazan con desencadenar una nueva crisis financiera. Según las últimas estimaciones, los pasivos en poder de las empresas no financieras de China pueden exceder el 150 % del PIB en 2014, y esta bola de nieve de la deuda puede hacerse cada vez mayor y convertirse en una crisis. Las probabilidades de morosidad a partir del próximo año podrían aumentar debido a que más y más empresas chinas dependen de los nuevos préstamos para pagar la deuda antigua.

La burbuja de la deuda de China ya alcanza los 24 billones de dólares. Muchos inversores saben que desde el año 2008, el crédito en China se ha disparado en 15,4 billones de dólares, partiendo de una deuda de algo menos de 9 billones en 2008 hasta llegar a la cifra espectacular de 24 billones (más que los sistemas bancarios japonés y americano combinados)

En comparación, los activos bancarios totales de los EE.UU. crecieron apenas 2,2 billones dólares durante este mismo período de tiempo, como se puede ver en la figura (en la figura se habla de trillones, en inglés, que equivalen a billones, en castellano)


Las autoridades monetarias chinas están intentando frenar la burbuja de crédito más grande del mundo, que sigue siendo extremadamente vulnerable a unos mayores costos de endeudamiento. El asombroso crecimiento del crédito de China en los últimos años no tiene precedentes, y se califica como la burbuja más grande de la historia del mundo. En los últimos cinco años, el crecimiento del crédito en China ha crecido en casi un 30 % anual, superando ampliamente las cifras anuales del crecimiento de su PIB, que ha sido de un 8 % anual aproximadamente. Para poner esto en perspectiva, la tasa de crecimiento del crédito de China es mucho mayor que la que precedió al estallido de la burbuja inmobiliaria de Japón en 1990, la crisis de Corea del Sur 1998, y hasta la más reciente explosión del crédito subprime en los EE.UU.

En su estilo clásico, China ha intentado gestionar la percepción de los mercados al prohibir a los periodistas informar sobre estos 24 billones de dólares de deuda, que se ha convertido en una bomba de tiempo ya que las tasas de interés locales comienzan a dispararse. Mientras tanto, el dinero caliente continúa fluyendo fuera de China: cantidades récord de inversionistas chinos ricos están moviendo dinero fuera del país para invertirlo en activos extranjeros (bienes raíces estadounidenses y europeos, metales preciosos, etc.) ¿Cuál es el siguiente paso? No lo sabemos, pero es prácticamente imposible que tanto China como la economía mundial salgan ilesos de esta locura monetaria. Es hora de prepararse.

How China'sStunning $15 Trillion In New Liquidity Blew Bernanke's QE Out Of The Water

No hay comentarios:

Publicar un comentario