domingo, 30 de marzo de 2014

Menores de 18 años en riesgo de pobreza

Estos últimos días ha habido una polémica protagonizada por el ministro de Hacienda, el señor Montoro, sobre dos informes de Cáritas, uno publicado por Caritas España y el segundo por Cáritas Europa, en los que se muestra de manera contundente la dimensión de los efectos sociales de la crisis en las personas más pobres, y en los que se indica que España es el segundo país de la Unión Europea con el mayor índice de riesgo de pobreza infantil, superado sólo por Rumania. El porcentaje en España de los menores de 18 años que se encuentran en riesgo de pobreza era del 30% en 2012, frente al 21% de la media europea. En Francia, este porcentaje era del 19% y en Alemania del 15 (todavía no se conocen los datos de 2013)


 Para precisar, diremos que el umbral de pobreza se fija en el 60% de la mediana de los ingresos de la población. Según los datos del INE de 2012, el valor del umbral de pobreza de un hogar de una sola persona era de 7.182 euros anuales. Una persona con unos ingresos inferiores a los valores del umbral de pobreza según el tipo de hogar que le corresponda se considera que está en riesgo de pobreza.

Al ser interpelado sobre los datos contenidos en estos informes de Cáritas, el ministro contestó dos cosas: primera, que los informes que elabora Cáritas sobre la pobreza en España "no se corresponden con la realidad" porque sólo se basan en "mediciones estadísticas", y le pidió a esta organización que no "provoque" debates en este sentido, y segunda, que eso se arreglaba con crecimiento económico.

Tiene razón parcialmente el ministro cuando dice que estos datos no son exactos, ya que son estadísticas. En efecto, para realizar la Encuesta de Condiciones de Vida se estudian unos 1.000 hogares y se hacen unas 2.000 entrevistas en cada país. En las estadísticas, siempre hay un margen de error, que en este caso es del orden de un 1%, tanto arriba como abajo. Sin embargo, el tercer país de Europa en pobreza infantil es Bulgaria, que tiene un 28%, dos puntos menor que la española, más allá del margen de error estadístico. Por tanto, poner en duda que España es el segundo país de Europa en pobreza infantil es, cuando menos, una temeridad del ministro. Y la tendencia es que esta pobreza infantil está aumentando en nuestro país, ya que era del 25% en 2004.


Dice el ministro que esto se resuelve con crecimiento económico. Pero debemos matizar, ya que depende como sea este crecimiento económico. Estos últimos años, el porcentaje del Producto Interior Bruto español correspondiente a la remuneración de los asalariados ha ido disminuyendo, lo que quiere decir que, aunque haya crecimiento económico, será por el lado financiero, y no por el lado de los sueldos. En resumen, aunque haya crecimiento económico, con el modelo económico actual, el problema de las personas que se encuentran en riesgo de exclusión no sólo no arreglará, sino que irá empeorando, al menos durante los próximos años.


Claro que esto no parece preocupar demasiado al ministro ni al PP, lo que demuestra su sensibilidad social. Además, no quieren ver que un aumento de la desigualdad social dificulta el crecimiento económico, como está ampliamente demostrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario