lunes, 7 de agosto de 2017

¿De verdad se está creando empleo?

Acaba de salir la cifra del paro del mes de julio: 3,34 millones de personas paradas y 18,49 millones de afiliados a la Seguridad Social. Respecto al mes de julio del año pasado, el paro ha disminuido en 347.000 personas, y los afiliados a la Seguridad Social han aumentado en 684.000 personas. Si nos referimos al mes de julio de 2012. El paro ha disminuido en 1,28 millones de personas, y los afiliados a la Seguridad Social han aumentado en 1,61 millones. Estas cifras se corresponden a los datos del paro registrado.


Otra medida del paro es la Encuesta de Población Activa (EPA), hecha trimestralmente por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El paro registrado se elabora de acuerdo con unos criterios establecidos en un decreto de 1985 que excluye, entre otros, a los estudiantes que buscan trabajo, los parados que sólo aceptarían puestos de trabajo con una jornada semanal de más de 20 horas y más de tres meses de duración y los beneficiarios del subsidio agrario de Andalucía y Extremadura (111.776 al mes de marzo de 2017). En cambio, incluye los prejubilados que cobran prestación, un colectivo que en la EPA se considera inactivo.

El paro registrado, por lo tanto, es un recuento de los parados que se apuntan en los servicios públicos de empleo de las comunidades autónomas, las oficinas de Empleo. Este dato no ofrece información completa sobre los trabajadores que se quedan sin trabajo y deciden no apuntarse al paro. Tampoco recoge aquellos que se incorporan por primera vez al mercado de trabajo, por ejemplo al terminar los estudios, y se dedican a buscar trabajo sin pasar antes por las oficinas del antiguo INEM.

La EPA, en cambio, no es un registro, es una encuesta, que ofrece las respuestas subjetivas de los entrevistados.

De una manera sistemática, la cifra de parados dada por la EPA es superior a la del paro registrado. La cifra más aproximada a la realidad es la cifra de la EPA.

Según la EPA, ¿qué es un ocupado? Es una persona de 16 o más años que, durante la semana de referencia ha estado trabajando al menos una hora, a cambio de una retribución en dinero o en especie.

Y, siempre según la EPA, ¿quién es un parado? Es persona de 16 o más años que durante la semana de referencia ha estado sin trabajo, disponible para trabajar y buscando activamente empleo. Se dice que una persona está activamente buscando trabajo si está en contacto con oficinas de reclutamiento, envía CV a empleadores, hace entrevistas de trabajo o responde a ofertas de empleo. Si no está en ninguna de estas situaciones en la semana de referencia, y no está ocupado, entonces es catalogado como un inactivo.

A la vista de estas definiciones, decir que en un trimestre hay más o menos parados, ocupados o inactivos, dependerá del riguroso que se sea en clasificar los resultados de la encuesta trimestral. En resumen, que los datos son bastante fáciles de manipular. Pongamos un ejemplo: una persona que está en paro, que busca activamente un empleo, pero que justamente los días anteriores a la encuesta no ha buscado porque se encontraba mal, o tenía que cuidar a un familiar que se había puesto enfermo, no se considerará una persona parada, sino una persona inactiva.

En la tabla siguiente vemos los principales resultados de la EPA del segundo trimestre de este año y del segundo trimestre de 2016. Observaremos que la suma de los ocupados y los parados nos da los activos, y que la suma de los activos y los inactivos nos da la población de más de 16 años.


Podemos ver que:

·         En un año la población de los de más de 16 años ha aumentado en 123.600 personas.

·         Los inactivos han subido en 271.500 personas.

·         Durante el último año los activos se han reducido en 148.100 personas.

·         Las personas ocupadas han aumentado en 512.300.

·         Las personas en paro han disminuido en 660.400 personas durante el último año.

No parece demasiado lógico que, en 1 año, la población de más de 16 años haya aumentado en 123.600 personas, mientras que la de los activos haya disminuido en 148.100 y la de los parados haya disminuido en 660.400.

Esto podría tener un poco de sentido en periodos de decrecimiento del PIB, sin embargo, en 2016 y 2017 con subidas del 3% del PIB, no parece demasiado coherente. ¿Cuál es la razón? Quizás no se ha creado tanto trabajo como dicen.

Si miramos las horas semanales trabajadas por los ocupados encontramos que en el segundo trimestre del 2017 se han trabajado 613,9 millones de horas por semana, mientras que en el segundo trimestre de 2016 se trabajaron 620,1 millones de horas por semana. Por tanto, en realidad, se ha reducido el trabajo durante el último año.

Nos encontramos con la paradoja de que la ocupación ha aumentado en 512.300 personas mientras que las horas trabajadas semanalmente han disminuido en 6,2 millones. La única explicación es que se está destruyendo empleo a tiempo completo y se está sustituyendo por empleo a tiempo parcial, con menos horas computadas. Computadas, pero quizás no reales ya, que como es público y notorio, muchas horas de los que trabajan a tiempo parcial (y algunas de los que trabajas a tiempo completo) no se pagan y, por tanto, no se computan.

Como conclusión, podemos decir que este es el modelo que se está implantando el gobierno del PP, sustituir puestos de trabajo dignos para ocupaciones indignas sin crear valor añadido ni mejorar el modelo productivo en la economía.

Si miramos un poco más allá cabe preguntarse si es posible crecer al 3% y destruir empleo. Esto ya tiene menos explicación, salvo que alguna de las cifras del INE no sea correcta. ¿La del PIB tal vez? ¿La de la EPA?

Como sucede a menudo, cuando intentamos comprender cosas que parecen sencillas a primera vista, nos damos cuenta de su complejidad. Por si acaso, no hay que poner la mano en el fuego sobre la creación de empleo de la que tanto presume el gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario